El Presidente francés, Nicolas Sarkozy, propuso en París crear un fondo internacional de lucha contra el tráfico de drogas, bajo control de la ONU y financiado con los haberes incautados a los narcotraficantes, al abrir una reunión del G-8 ampliada a varios países latinoamericanos.

"¿Por qué no utilizar todo el dinero de los haberes de los narcotraficantes para abonar un fondo internacional colocado bajo el control de las Naciones Unidas contra la droga y el crimen?", dijo Sarkozy ante los Ministros y Embajadores de los 21 países que participan en la cumbre.

"Ese fondo tendría una única vocación: apoyar el refuerzo de la capacidad de los estados más frágiles y más afectados por el tráfico de drogas", agregó Sarkozy.

"Combatir a los traficantes no consiste sólo en encarcelar o incautar droga sino también atacar la base: el dinero", dijo Sarkozy.

"Hay que privar a los narcotraficantes del producto de sus crímenes. Hay que castigar a los criminales no sólo con duras penas de cárcel, sino también confiscarles sus haberes", insistió el Presidente francés.

En la reunión, dedicada a la lucha contra el tráfico de cocaína de Sudamérica a Europa pasando por África, participan los Ministros del Interior del G-8 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia) y de Colombia, México, Brasil, Bolivia, Perú y República Dominicana.

El objetivo del encuentro, impulsado por Francia, es elaborar un plan de acción para luchar contra el tráfico de cocaína, procedente básicamente de Sudamérica, que será sometido a los jefes de Estado y de Gobierno del G-8, que se reunirán el 26 y 27 de mayo próximos en Deauville.

El martes, los participantes en el encuentro analizarán en sesiones cerradas a la prensa tres líneas de trabajo: la organización de las redes criminales, cómo mejorar el intercambio de información y la cooperación policial, judicial, aduanera y marítima; y las otras rutas para el tráfico de droga, indicaron los organizadores.

DOCH