El presidente francés, Fraçois Hollande, anunció tras el dramático desenlace de la doble toma de rehenes por yihadistas que Francia supo "hacer frente", pero advirtió que "no ha terminado con las amenazas" que pesan sobre el país.

"Francia, a pesar de ser consciente de haber hecho frente, a pesar de disponer de fuerzas de seguridad integradas por hombres y mujeres capaces de coraje y bravura, no ha terminado con las amenazas de las que es objeto. Les hago un llamado a la vigilancia, a la unidad y a la movilización", dijo Hollande en un mensaje televisado.

El mandatario calificó de "acto antisemita horroroso" la sangrienta toma de rehenes de Vincennes en una tienda kosher en el este de París, que dejó un saldo de cuatro rehenes muertos.

"Tenemos que demostrar nuestra determinación a luchar contra todo lo que pueda dividirnos y en primer lugar ser implacables con relación al racismo y el antisemitismo", agregó Hollande.

En una entrevista con la televisión francesa, el primer ministro Manuel Valls dijo por su parte que Francia afronta " un desafío terrorista sin precedentes" y advirtió que "todavía puede ser blanco de ataques".

rarl