Francia, de manera unilateral, ha dotado de una cantidad importante de armas a los rebeldes que combaten contra la fuerzas del régimen del líder libio Muamar Gadafi al sur de Trípoli, reveló hoy el diario Le Figaro.

El objetivo de la acción francesa, que había sido mantenida en secreto, es fortalecer a ese frente rebelde con la esperanza de que aliente a los grupos opositores latentes en la capital y propiciar un levantamiento allí, de acuerdo con el reporte.

La decisión de enviar armas a los rebeldes libios fue tomada a principios de mayo, cuando se vislumbraba un callejón sin salida en la ofensiva de la coalición, indicó el periódico y según fuentes militares la entrega comenzó en los primeros días de junio.

Las armas fueron lanzadas en paracaídas desde aviones de combate franceses sobre las montañas de Nafusa, en el oeste libio, para los combatientes tribales del Berber.

Lanzacohetes, fusiles de asalto, metralletas, armas ligeras, municiones y, en particular, misiles anticarro, equipos que han permitido a los combatientes antiGadafi progresar en las últimas semanas hacia el sur de Trípoli.

El reporte indica que previamente las armas enviadas a los rebeldes procedían de Qatar y de otros emiratos del Golfo Pérsico, eran escoltadas por aviones hasta la ciudad de Bengazi y de ahí trasladadas en barco hasta la portuaria Misurata.

Sin embargo, el ejército francés decidió actuar sin intermediarios y sin la cooperación de sus aliados para armar a los rebeldes que luchan al sur de Trípoli. Parece que no había ninguna otra manera de proceder , confió una fuente militar citada por Le Figaro.

Los aviones franceses lanzaban alimentos y suministros en paracaídas en esa región y de ahí surgió la idea de dejar caer las armas en un lugar exactamente identificado, donde los receptores despliegan una tela grande para amortiguar el aterrizaje.

Estos refuerzos en armamento han permitido a los rebeldes asegurar una extensa zona que va de la frontera tunecina hasta los alrededores de Gharian, cerrojo estratégico a unos 70 de kilómetros al sur de Trípoli, donde incluso ya arreglaron dos pistas de aterrizaje.

De acuerdo con fuentes militares francesas, el momento decisivo se acerca , ya que los combatientes están descendiendo de las montañas para enfrentarse a las fuerzas de Gadafi, las cuales a pesar de estar equipadas con tanques y armas pesadas, están sufriendo bajas.

Pero el cálculo es que si los rebeldes llegan hasta los alrededores de Trípoli, la capital se alzará contra Gadafi, pues la población ahí no puede más, hay escasez de alimentos y gasolina , según un responsable francés.

RDS