Francia gastará 425 millones de euros (463 millones de dólares) en medidas de seguridad para evitar ataques en su territorio y contratar personal para labores antiyihadistas, dijo el primer ministro Manuel Valls, después de que 17 personas murieron en dos ataques islamistas.

"La amenaza sigue siendo muy alta", dijo Valls en el palacio presidencial del Eliseo para detallar medidas como la contratación de 2,680 personas para combatir el yihadismo en los próximos tres años y nuevos empleos para combatir la radicalización en las cárceles.

erp