París.- El primer ministro francés, Manuel Valls, reconoció el viernes por la noche que, con un balance de "17 muertos" en tres días, hubo "fallos" en el dispositivo de detección de personas susceptibles de cometer atentados.

"Por supuesto que hubo un fallo. Cuando hay 17 muertos, es que hubo fallos", declaró Manuel Valls en la cadena de noticias BFMTV y recordó que "cientos de individuos (...) se marchan a Siria o a Irak", donde "se forman en el terrorismo" y de donde "regresan" algunos.

Valls señaló además que las autoridades hacen frente mediante "detenciones", "encarcelaciones" y la adopción de dos leyes antiterroristas.

El jefe de gobierno francés hizo estas declaraciones poco después de que las fuerzas de seguridad pusieran fin a las dos tomas de rehenes en París y en las afueras, que concluyeron con tres yihadistas muertos y cuatro de los secuestrados.

Dos de los yihadistas fallecidos, los hermanos Said y Chérif Kouachi, son además los presuntos autores de un ataque el miércoles contra el semanario satírico Charlie Hebdo, que se saldó con 12 personas fallecidas.

Israel pide a judíos extremar precauciones

Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí, pidió este viernes al presidente francés que mantenga una extrema vigilancia en los lugares judíos, tras el atentado contra la revista Charlie Hebdo y los dobles secuestros que finalizaron con la muerte de cuatro rehenes en una tienda kosher.

"El primer ministro Netanyahu le pidió al presidente de Francia que mantenga el incremento la seguridad en las instituciones judías incluso después de la vuelta a la normalidad", dijo una fuente oficial a la AFP, que citó la conversación telefónica entre Netanyahu y Francois Hollande.

Durante la jornada, el ministro israelí de Exteriores, Avigdor Lieberman, dijo que su país seguía con "preocupación" la situación en Francia.

"La ofensiva terrorista en curso desde hace tres días no ataca únicamente al pueblo francés o a los judíos de Francia, sino a todo el mundo libre", aseguró en un comunicado.

Este viernes, tras varias horas de asedio, la unidad de élite dio el asalto en Dammartin-en-Goele, a unos 40 km al noreste de París, donde permanecían los dos presuntos autores del ataque al semanario, terminó con la muerte de ambos.

Además, la toma de rehenes en una tienda kósher en el este de París ejecutada por un hombre presuntamente vinculado a los yihadistas, se saldó con cinco muertos, incluido el secuestrador.

Atacante de París llamó a más atentados

Antes, el hombre armado que mantenía secuestradas este viernes a varias personas en una tienda judía de París llamó a otras personas allegadas para que cometan más atentados, informó una fuente de seguridad.

Amedy Coulibaly, de 32 años, murió en el asalto policial a la tienda, donde perdieron la vida cuatro rehenes. Su esposa de 26 años, Hayat Boumeddiene, sigue en fuga.

"Pidió a sus amigos que ataquen diferentes objetivos y, en particular, comisarías del extrarradio parisino", aseguró esta fuente.

Coulibaly disponía además de "bastantes explosivos" que intentó instalar en una de las puertas del almacén, "pero no los conectó".

INFOGRAFÍA: El ataque a Charlie Hebdo

Francia: 53 horas de terror, de Charlie Hebdo a Porte de Vincennes