La Asamblea nacional franccesa votó este martes 13 de enero casi por unanimidad seguir con los bombardeos franceses en Irak contra la organización extremista Estado Islámico, menos de una semana después de los atentados yihadistas en París.

En total, 488 diputados votaron a favor, uno en contra y 13 se abstuvieron, principalmente de la izquierda radical del Frente de Izquierda.

Poco antes, el primer ministro Manuel Valls había reclamado a los legisladores la prolongación de la intervención militar francesa, "porque nuestra misión no ha terminado" y "lo que tenemos por delante es en efecto una guerra contra el terrorismo".

En un encendido discurso que cosechó aplausos en el hemiciclo y elogios posteriores en declaraciones a la prensa de varios representantes de la oposición, Valls aclaró que no es partidario de adoptar medidas que pongan en peligro el Estado de derecho, en momentos en que comenzaban a elevarse voces en Francia contra un eventual "Patriot Act" a la francesa.

"A una situación excepcional deben responder medidas excepcionales. Pero lo digo con la misma fuerza, nunca medidas de excepción que derogarían al principio del derecho y de los valores", dijo Valls en un discurso ante la Asamblea Nacional, la cámara baja del parlamento, en un homenaje a las víctimas de los atentados de la semana pasada.

"La mejor respuesta al terrorismo que quiere precisamente romper lo que somos, es decir una gran democracia, es el derecho, es la democracia, es la libertad, es el pueblo francés", insistió.

"A esta amenaza terrorista, la República aporta y aportará respuestas en su suelo nacional. También las aportará allá donde grupos terroristas se organizan para amenazarnos", dijo.

Valls aclaró por otra parte, en que Francia está "en guerra contra el terrorismo, el yihadismo y el islamismo radical", no contra una religión.

"Francia no está en guerra contra el islam y los musulmanes", insistió ante los diputados en la estela de los atentados que dejaron 17 muertos entre el miércoles y el viernes de la semana pasada, los más mortíferos en este país en más de medio siglo.

rarl