El conteo en el último estado en la carrera presidencial de Estados Unidos en el 2012 ha sido concluido, con la proyección de The Associated Press que Florida es -por poco- para el presidente Obama.

Con 100% de los precintos electorales reportado, Obama aventajó a su rival republicano, el exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney, por casi un punto completo, 50 contra 49.1 por ciento.

Si el margen hubiera sido menor a medio punto porcentual, se habría generado de manera inmediata un recuento por computadora.

La victoria significa que Obama barrió con todos los estados más competitivos, excepto Carolina del Norte, y que logró una gran victoria en el colegio electoral, 332 a 206, a pesar de que ganó el voto popular por sólo 2.6 por ciento.

Florida es el premio más grande entre los estados indecisos, con 29 votos electorales. Si Romney lo hubiera ganado, Obama habría ganado el voto electoral por un margen mucho menor: 303 a 235.

En realidad, el resultado del total del voto electoral de Obama está relativamente más cerca de lo que obtuvo en su primera carrera -en el 2008-, cuando también se llevó la victoria en Carolina del Norte e Indiana, y obtuvo un voto electoral del Distrito congresista en Omaha, Nebraska. Ese año, obtuvo 365 votos electorales.

Florida ha votado en favor del Partido Demócrata en dos elecciones consecutivas por primera vez desde 1944 y 1948.