Lima. La fiscalía especial del caso Lava Jato/Odebrecht pidió prisión preventiva para el expresidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, en la audiencia de apelación a la detención del exbanquero de Wall Street, en un caso que salpica a cuatro exmandatarios peruanos.

“Se ha dado por superada la etapa de investigación preliminar. Lo que corresponde es poner a disposición a los investigados y al juez de investigación preparatoria para que señale fecha de audiencia (de prisión preventiva)”, dijo el fiscal Hernán Mendoza, dando un giro a la audiencia, que debía resolver si daba libertad a Kuczynski.

“Es una celada (emboscada) y una arbitrariedad”, replicó el abogado César Nakazaki, defensor del exmandatario (2016-2018).

La audiencia, transmitida por televisión, fue presenciada de Kuczynski, representantes de la fiscalía y abogados, ante el juez Juan Guillermo Piscoya, de la primera sala de apelaciones de la Corte Superior de Justicia.

La fiscalía también solicitó al juez suspender la audiencia de apelación en curso que debe decidir si Kuczynski permanece bajo detención.

Tras un receso, el juez desestimó el pedido fiscal de suspender la audiencia de apelación, pero convocó para hoy una nueva audiencia para la evaluar la prisión preventiva a Kuczynski, al margen de lo que se decida durante la apelación.

Detenido por varios meses

La fiscalía no precisó el tiempo que pedirá de prisión preventiva al expresidente, pero en medios judiciales se estima que podría ser por 36 meses.

Kuczynski, un exitoso exbanquero de Wall Street, es investigado por pagos de Odebrecht por asesorías a dos empresas ligadas a él: First Capital y Westfield Capital.

Odebrecht reveló a fines del 2017 que había pagado casi 5 millones de dólares por asesorías a First Capital y a Westfield Capital cuando el expresidente era ministro de Economía de Toledo. El acusado negaba hasta ese momento todo vínculo con la brasileña.