El fiscal general interino, Matt Whitaker, no tiene intención de negarse a supervisar la investigación del abogado especial sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, según personas cercanas a él.

Dos personas cercanas a Whitaker dijeron que es probable que los funcionarios del Departamento de Justicia revisen su trabajo anterior para ver si tiene algún conflicto financiero o personal.

Desde que asumió su nuevo cargo el miércoles, Whitaker ha enfrentado preguntas, principalmente de los demócratas, sobre si debería retirarse de la pesquisa, dado que ha escrito artículos de opinión sobre la investigación y es amigo y aliado político de un testigo.

Tras despedir al ex fiscal general Jeff Sessions, el presidente Trump recuperó el control de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia rusa tras nombrar a Whitaker.

Una portavoz del Departamento de Justicia declinó hacer comentarios. Los funcionarios del departamento han dicho que Whitaker seguirá el procedimiento regular para manejar cualquier problema ético que surja.

Las dos personas cercanas a Whitaker dijeron que creen firmemente que no aprobará ninguna solicitud de Mueller para citar al presidente. Los abogados de Mueller y Trump han negociado durante meses una posible entrevista, sin ningún acuerdo a la vista.