Washington. El fiscal general del Distrito de Columbia, Karl A. Racine, demandó el miércoles al comité inaugural y a la compañía de Donald Trump, alegando que el comité violó su estado sin fines de lucro al gastar más de 1 millón de dólares en la reserva de un salón en el hotel Trump de la capital.

La reserva se hizo durante el periodo previo a la toma de posesión del mandatario en enero del 2017 y tuvo un costo de 175,000 dólares al día y más de 300,000 dólares en costos de alimentos y bebidas.

El comité en cuestión se formó para organizar los eventos de la toma de posesión de Trump; sin embargo, Racine denunció que éste no terminó siendo el propósito, porque el comité “violó la ley del distrito cuando despilfarró aproximadamente 1 millón de dólares de fondos caritativos en pagos excesivos por el uso del espacio en el hotel Trump”.

La Ley del Distrito de Columbia precisa que las organizaciones sin fines de lucro no deben operar con el propósito de generar ganancias para individuos privados, algo que se incumplió al realizar el evento en una propiedad del mandatario.

En la demanda civil, Racine solicitó una orden para que el Tribunal Superior de D.C. ordenara que el dinero utilizado en la reserva fuera devuelto y entregado a organizaciones de beneficencia.