Estados Unidos cree que una empresa china vendió a Corea del Norte componentes para un transportador de misiles exhibido en una marcha militar el fin de semana pasado y presionará a Pekín para endurecer el control de una prohibición de la ONU sobre dichas ventas militares, dijo el sábado un funcionario estadounidense.

El Gobierno del presidente Barack Obama sospecha que un fabricante chino vendió el chassis para el vehículo, pero podría haber pensado que era para propósitos civiles, lo que significa que no habría sido una violación intencional de las sanciones de la ONU, afirmó un alto funcionario estadounidense.

Pero dicha venta -que surge en medio de tensiones tras un fallido lanzamiento de un cohete por parte de Corea del Norte este mes- provocó preocupaciones en Washington respecto a que China observe la prohibición de vender armas a Pyongyang.

El periódico estadounidense The New York Times fue el primero en informar sobre conclusiones de funcionarios estadounidenses sobre el origen de partes de partes del transporte -esencialmente, un camión grande sobre el cual se monta un misil- mostrado durante una marcha en Pyongyang el domingo.

El diario afirmó que el Gobierno sospechaba que el fabricante chino involucrado en la transacción era Hubei Sanjiang.