Brasilia. El ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, y fiscales federales trataron de salir al paso de una publicación de un reporte del sitio web The Intercept, que se basa en filtraciones de supuestos mensajes enviados en el marco de la investigación de corrupción Lava Jato.

The Intercept indicó que éste es sólo el inicio de un “enorme tesoro” que contiene mensajes entre el entonces juez Moro y los fiscales en Telegram, una plataforma de mensajería encriptada, que recibió de una fuente anónima.

El medio sostuvo que los mensajes plantean serias dudas sobre la imparcialidad de Moro, quien como juez envió a la cárcel al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Los extractos de los mensajes, publicados el domingo, incluyeron diálogos en los que Moro orientó a los fiscales sobre el enfoque, el ritmo y el orden de las investigaciones.

Los abogados de Lula, un ícono de la izquierda latinoamericana que sigue siendo una de las figuras de oposición más influyentes en Brasil, han estado solicitando al máximo tribunal del país la liberación del exmandatario y aprovecharon los informes para argumentar que su sentencia debería ser anulada.

Moro argumentó que los mensajes publicados hasta el momento no muestran una conducta inapropiada de su parte, y el equipo de fiscales federales expuso que ha actuado adecuadamente durante los cinco años de la investigación Lava Jato, que ha revelado el pago de sobornos a políticos por miles de millones de dólares.

“Con respecto al contenido de los mensajes que me citan, no hay indicios de ninguna anormalidad o de haber dirigido las acciones como magistrado, a pesar de que se hayan sacado de contexto”, dijo el ministro en un comunicado.

El presidente Jair Bolsonaro aún no ha discutido la situación con Moro y quiere escuchar al ministro directamente antes de tomar cualquier decisión, dijo un portavoz de Planalto.