Filipinas está considerando la posibilidad de regrese sus bases en el Pacífico para contrarrestar el creciente poder de China.

Según información del Washington Post, las filipinas han mostrado disposición a recibir barcos estadounidenses, aviones de vigilancia y personal para realizar ejercicios militares de manera conjunta.

La intención, comentó Carl Thayer, analista de la Universidad de New South Wales para la región del sureste de Asia, es contrarrestar el poderío militar chino, en especial las recientes confrontaciones entre embarcaciones filipinas y chinas en el Mar de Sur de China.

El nacionalismo filipino se despertó debido a que hay aún más intromisiones desde el año pasado en aguas filipinas y las Filipinas tienen poco en qué basarse para saber lo que está ocurriendo y ni hablar de ejercer jurisdicción , afirmó Thayer.

En el Mar del Sur de China se cree que hay enormes reservas de petróleo y gas. China, las Filipinas, Vietnam, Taiwán, Brunei y Malasia reclaman partes de esas aguas.

apr