El gabinete israelí anunció que las elecciones nacionales anticipadas se celebrarán el 22 de enero del 2013, mientras que los sondeos de opinión favorecen al primer ministro Benjamin Netanyahu.

La fecha debe ser aprobada por la Knesset, el Parlamento israelí, que el lunes votará para disolverse y movilizar una elección programada originalmente para octubre del 2013.

"El gabinete aprobó por unanimidad la propuesta de realizar elecciones de la Knesset el 22 de enero del 2013", afirmó un comunicado emitido desde la oficina de Netanyahu.

Netanyahu llamó la semana pasada a elecciones anticipadas después de que su coalición gobernante no logró acordar el presupuesto estatal 2013. Un nuevo mandato público fortalecería su posición política en momentos en que Israel confronta el desafío del programa nuclear iraní.

Un sondeo de opinión publicado el jueves en el periódico Maariv mostró que el partido de derecha Likud de Netanyahu ganaría 29 de los 120 escaños parlamentarios, más que los 27 que tiene actualmente, colocándolo en una excelente posición para formar un Gobierno de coalición.

Los rivales más poderosos del Likud, los Laboristas de centroizquierda y el nuevo movimiento de centro liderado por un ex lector de noticias, obtendrían 17 lugares cada uno, mostró el sondeo.

El diario Haaretz, a partir de otro sondeo, dijo que el próximo Gobierno de coalición de Israel probablemente será liderado por el Likud y estará compuesto principalmente por partidos religiosos o nacionalistas que, juntos, ocuparían 68 escaños parlamentarios, más que los 66 que tienen actualmente.

EISS