Una falla eléctrica detuvo el mayor complejo refinador de Venezuela, Amuay y Cardón, la noche del sábado 6 de julio, dijeron dos fuentes de la estatal PDVSA con conocimiento del incidente.

Las refinerías forman parte del Centro de Refinación Paraguaná (CRP), que viene operando muy por debajo de su capacidad instalada de 955,000 barriles por día (bpd) de crudo.

La petrolera no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

"El problema se originó en un turbogenerador. Y el apagón general en esas zonas se debe a que todo el circuito está interconectado", dijo a Reuters un trabajador de la instalación, en el estado Falcón, en el nortoeste del país.

El domingo, las plantas de producción continuaban fuera de servicio, dijo una fuente de PDVSA con conocimiento del incidente.

"A esta hora sólo se han activado (las plantas) para consumo eléctrico interno", agregó la fuente. "Están investigando", agregó el relación al caso.

En tanto, el diputado al Parlamento, de mayoría opositora, Luis Stefanelli dijo a AFP que el apagón afecta a buena parte de la localidad costera de Paraguaná, estado Falcón.

Se trata del "tercer blackout no controlado que ocurre desde el 2015", destacó el parlamentario venezolano.

"Cerraron el acceso a ambas refinerías y están tomadas por la Guardia Nacional y funcionarios del Servicio de Inteligencia (SEBIN). Tienen a varios trabajadores detenidos", dijo el diputado.

Una habitante de Paraguaná dijo a la AFP que las comunicaciones telefónicas estaban "caídas" y zonas adyacentes "seguían sin luz".

Los apagones en Venezuela son frecuentes y se han recrudecido desde marzo pasado, especialmente en los estados del interior, donde se registran largas filas para abastecerse de combustible.

El CRP, cuya producción ha caído a unos 80,000 barriles de gasolina diarios, según Stefanelli, "llegó a refinar más de 950,000 barriles de crudo por día. De estos, 280,000 de gasolina y 220,000 de gasoil que se destinaban al mercado interno, el resto se exportaba".

El circuito refinador de la nación sudamericana sufre una merma sustancial en sus operaciones debido a fallas recurrentes que críticos de la gestión de la estatal PDVSA atribuyen a la falta de inversión, robos y mala gestión de las unidades.

Pero Venezuela, que cuenta con las mayores reservas de petróleo del mundo, suele atribuir los apagones a sabotajes y hace hincapié en que está trabajando para mejorar sus equipos en sus refinerías. 

Con información de Reuters y AFP.