A su llegada al Reino Unido, Donald Trump concedió una entrevista al tabloide británico The Sun, un rotativo antieuropeo, antiestablishment, proestadounidense, pro-Brexit y pro-Trump. El tono estridente del periódico fue la elección idónea y lógica para que el presidente compartiera sus opiniones sobre el Brexit y la primera ministra británica, Theresa May. Así lo entiende Glenda Cooper, catedrática de periodismo de la Universidad de Londres que agrega que The Sun pertenece a Rupert Murdoch, propietario de Fox News, la cadena preferida de Trump.

Sin embargo, en territorio amistoso todo se vino abajo.

Un día después de la entrevista, Trump se distanció de lo que había dicho a The Sun, el diario de mayor tiraje en todo el Reino Unido, donde criticó abiertamente a la primera ministra por su forma de negociar la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Le reclamó a May haber ignorado sus consejos sobre la negociación del Brexit, alegando que su estrategia podría incluso “matar” las posibilidades de un trato comercial entre Estados Unidos y Gran Bretaña. En tiempos muy difíciles para Theresa May, que lidera un gobierno sin mayoría absoluta, Donald Trump elogió de modo efusivo a Boris Johnson, (exministro de Asuntos Exteriores que había dimitido algunos días antes como protesta en contra de la política de Theresa May respeto al Brexit).

Trump comentó que Boris Johnson sería un excelente primer ministro, una observación difícil para May, debilitando aún más su ya muy dañada imagen. Para muchos, Johnson busca remplazar a May aunque no lo ha declarado abiertamente.

Con Theresa May a su lado en una rueda de prensa, Donald Trump calificó la entrevista que ofreció a The Sun como fake news (noticias falsas). Lástima para el presidente que se había grabado la entrevista.

Trump se disculpó ante May en la rueda de prensa conjunta, pero su intento de reescribir la verdad lo metió en líos con Murdoch, magnate mediático universal quien siempre ha mantenido muy buenas relaciones con Trump.

¿Cómo explicaría el imperio mediático de Murdoch a sus lectores y a sus televidentes que Donald Trump había mentido?

The Wall Street Journal (también propiedad de Murdoch) indicó que la entrevista de Trump en The Sun había debilitado a la primera ministra justo en el momento que ella enfrenta una batalla para que el Parlamento británico apoye su política sobre el Brexit”.

The Times of London (también de Murdoch) reportó la forma frenética en que Trump intentó reparar el daño hecho hacia May. La rueda de prensa duró más de una hora y Trump elogió a Theresa May de forma repetida y explicó que nada más había ofrecido una “sugerencia” a su anfitriona respecto a negociar el Brexit. Un ambiente surrealista según The Times puesto que la grabación de la entrevista ya estaba disponible en línea, contradiciendo las palabras del presidente de Estados Unidos.

Fox News, por su parte, emitió la rueda de prensa en vivo pero llegó a mencionar el tema de fake news, incluso su conductor Bill Hemmer minimizó la polémica citando un comentario que May había dicho a Trump: “No te preocupes, es sólo la prensa”.

Sandra Smith, la también conductora de Fox News, citó palabra por palabra la posición de Trump en la rueda de prensa: “Yo nunca critiqué a la primera ministra. Se llama fake news y nosotros resolvemos un montón de problemas con la confiable herramienta de grabarlo”.

El sitio web de Fox News evitó mencionar la famosa entrevista con The Sun. En otro rotativo de Murdoch, The New York Post Donald Trump repite la acusación de fake news porque el polémico artículo “no incluye los espléndidos elogios que hice a Theresa May”.

La prensa británica tiene fama de ser ferozmente competitiva y nada solidaria pero esta vez cerró filas con The Sun, calificando la explicación de Trump como “irrisoria” ante la prueba indiscutible de la grabación de la entrevista.

Al mismo tiempo, Trump siguió denunciando los medios de comunicación de su propio país. Reclamó a Kristen Walker de NBC News por una pregunta incómoda sobre el presidente ruso Vladimir Putin, tachándola de “periodismo deshonesto”. Según Trump, “NBC es tal vez aun peor que CNN”.

En cuanto a CNN, su corresponsal Jim Acosta intentó hacerle una pregunta al presidente pero sin éxito... Trump dijo que “CNN es fake news, yo no respondo a fake news”, y luego aceptó responder a una pregunta de John Roberts de Fox porque “es un canal auténtico y verdadero”.