San Francisco. El jefe de Facebook dijo el día de ayer 27 de enero, que la plataforma dejará de recomendar grupos militantes o políticos a sus usuarios, una medida ya tomada hace unos meses en Estados Unidos para reducir tensiones electorales.

La red social, que jugó un papel importante en la Primavera Árabe hace 10 años, ahora quiere reinventar su imagen alejándose de las polémicas y escándalos políticos que han jalonado su día a día desde la elección de Donald Trump y el Brexit en el 2016.

"Hemos dejado de recomendar grupos militantes o políticos en Estados Unidos a medida que se acercaban las elecciones, y ahora pretendemos extender esta regla a todo el mundo", dijo Mark Zuckerberg durante la presentación de los resultados trimestrales del gigante de las redes sociales.

Su objetivo es "calmar las cosas y desalentar las conversaciones que dividen".

El grupo californiano logró casi 86,000 millones de dólares en ventas durante el año y generó más de 29,000 millones en ganancias, un 58% más a pesar de la pandemia, un boicot de marcas el pasado verano boreal y tensiones significativas con la sociedad civil, funcionarios electos y autoridades.

Facebook ha hecho frente a todo esto multiplicando las medidas para moderar mejor los contenidos y frenar la desinformación, sin lograr satisfacer a muchas organizaciones antirracistas ni dedicadas a la defensa de los derechos y libertades en general.

¿Se despolitiza?