Washington. LA DIRECTORA de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, confesó que estuvo al tanto sobre el trabajo de relaciones públicas que desarrolló la empresa Definers, vinculada al Partido Republicano, dentro de la organización de la red social, con el objetivo de desviar críticas en contra de Facebook por la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 y por el caso del uso de datos de millones de usuarios por parte de la empresa Cambridge Analytica.

Sandberg escribió en su blog su confesión, misma que contradice su primera reacción realizada la semana pasada cuando dijo que “no sabía” que Facebook hubiera contratado a la empresa de relaciones públicas.

El viernes pasado el diario The New York Times reveló el caso de la contratación de Definers.

Elliot Schrage, del área política de Facebook, comentó que Definers fue contratada originalmente para compilar clips de noticias y proporcionar información a los reporteros, sin embargo, el alcance de su trabajo se amplió. “Lamento haberlos decepcionado”, escribió Schrage. “Me arrepiento de mi propio fracaso”.

Pero Schrage, quien es conocido por sus colegas como un trabajador competente y leal con su jefa Sandberg, también defendió el trabajo realizado por Definers, incluida la decisión de investigar al progresista financiero George Soros y sus posibles conexiones con una organización que critica a la red social llamada Freedom for Facebook.

The Open Society Foundations, una organización filantrópica fundada por Soros, ha calificado como “desagradables” las tácticas detonadas por Facebook.

El martes, frente a las cámaras de CNN, Mark Zuckerberg dijo que no renunciará como CEO de Facebook.

La crisis para la red social sigue.