Bogotá.- Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) atacaron con granadas el cuartel policial de la localidad oriental de Fortul, en el cuarto día de ofensiva insurgente contra objetivos militares en este país.

Autoridades de la zona informaron este sábado que l os guerrilleros arrojaron los explosivos contra la caseta de vigilancia de la estación de Policía de la población, lo que causó daños menores, pero no víctimas.

Mientras tanto, el ejército desactivó otras dos cargas explosivas que los rebeldes dejaron abandonadas en el área rural del municipio de Miranda, en el departamento suroccidental del Cauca.

La radio Caracol aseguró que el material estaba oculto dentro de dos canecas que fueron halladas en una cancha de futbol del caserío Guatemala, distante a 500 kilómetros al suroeste de la capital colombiana.

Entre miércoles y viernes pasados, las FARC activaron varias bombas en las localidades de Tumaco, Villa Rica y Miranda, dos de ellas contra puestos policiales, con saldo de 18 muertos y unos 100 heridos.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos calificó los ataques de "irracionales" y advirtió que atentados como los ocurridos esta semana alejan cualquier posibilidad de paz entre su gobierno y la insurgencia.

apr