Bagdad.- Seis explosiones sacudieron Bagdad el jueves, dejando al menos 11 muertos y decenas de heridos, en los ataques más letales ocurridos en la capital iraquí en más de un mes.

Las explosiones, que incluyeron un camión bomba activado en un concurrido mercado, rompieron semanas de relativa calma en Bagdad mientras el frágil Gobierno compartido entre bloques chiíes, suníes y kurdos intenta poner fin a una crisis política que amenazó con reavivar las tensiones sectarias.

En el atentado más potente, un agresor detonó un camión de entrega de verduras cargado con explosivos cerca de un restaurante en un mercado, matando a al menos nueve personas e hiriendo a 27 en el distrito mayoritariamente chií de Shula, en el noreste de Bagdad.

La camioneta ingresó al mercado y el conductor se fue diciendo que iba a buscar personas para descargar los vegetales", dijo Haider Fadhil, uno de los heridos. "Fue una explosión enorme, yo quedé desmayado y me levanté en un auto que me llevaba al hospital", agregó.

Un coche bomba explotó cerca del vehículo de uno de los asesores del primer ministro Nuri al-Maliki, causando la muerte de un civil e hiriendo a tres personas en el oeste de la ciudad, según la policía y autoridades hospitalarias. No está claro si el asesor fue el blanco del ataque.

Dos bombas al costado de la ruta explotaron en el distrito de Amiriya, matando a una persona e hiriendo a cuatro más, mientras que otras explosiones similares dejaron 14 heridos en otros tres barrios mixtos en las partes oeste y sur de la capital.

En los últimos grandes ataques, 20 bombas azotaron ciudades y localidades a lo largo y ancho de Irak a mediados de abril, matando a 36 personas y elevando los temores de un renovado conflicto sectario. Al menos 15 personas murieron en Bagdad por seis bombas que explotaron en áreas de mayoría chií.

La violencia ha caído drásticamente desde el peor momento del conflicto desatado tras la invasión liderada por Estados Unidos en el 2003, que terminó con el derrocamiento de Saddam Hussein. Ataques suicidas y con bomba mataban a cientos de personas por día en el período 2006-2007.

Desde que las últimas tropas estadounidenses se retiraron de Irak en diciembre, islamistas suníes a menudo han atacado a las fuerzas de seguridad locales y edificios del Gobierno, pero también han apuntado contra víctimas chiíes con el fin de avivar las tensiones sectarias.

RDS