A horas de que expire el plazo que la corte le dio al gobierno de Trump para reunir a niños con sus familias migrantes separados durante su ofensiva fronteriza de tolerancia cero, la administración Trump dijo que ha logrado reunir a 1,412 niños con sus padres, y que está haciendo todo lo posible para reunir al resto.

Funcionarios de la administración dijeron que 711 niños permanecen en refugios gubernamentales porque sus padres tienen antecedentes penales y sus casos siguen bajo revisión. En otros casos, sus madres y/o padres ya no se encuentran en Estados Unidos: a 431 menores les han deportado a sus padres.

Chris Meekins, alto funcionario del Departamento de Salud y Servicios Humanos que encabeza el esfuerzo, dijo a los periodistas que “cientos de empleados han trabajado 24 horas al día, siete días a la semana” para cumplir con el plazo del tribunal.

El presidente Trump ordenó poner fin a las separaciones familiares el pasado 20 de junio en medio de críticas dentro de su propio partido político y de una fuerte presión mediática después de que millones de personas observaran en redes sociales y cadenas de televisión la forma en que el gobierno mantiene controlados a los niños.

En cuestión de días, el juez Dana M. Sabraw del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de California, designado por los republicanos, ordenó al gobierno reparar el daño y devolver a los niños a sus padres en menos de 30 días.

La orden desencadenó una lucha burocrática, ya que los trabajadores federales tenían que ordenar los expedientes de casos a mano .