Un exjuez venezolano, destituido de su cargo por supuestos vínculos con un prominente sospechoso de narcotráfico, ha acusado a funcionarios de alto rango en el gobierno del presidente Hugo Chávez y a militares de tratar de manipular casos judiciales en el país.

El exmagistrado del Tribunal Supremo, Eladio Aponte, expuso -en una entrevista con el canal de televisión SOiTV, la noche del miércoles- que la oficina de Chávez, así como altos mandos militares lo habían contactado y le pidieron que fuera indulgente en el caso de un teniente, quien fuera detenido con un cargamento de cocaína.

Afirmó que entre los que lo contactaron se encontraba el entonces Ministro de Defensa Raúl Baduel y los jefes de Inteligencia, el general Henry Rangel Silva y el general Hugo Carvajal.

Ése es el único caso que recuerdo en el que he favorecido a un traficante de drogas , manifestó Aponte en la entrevista.

Funcionarios del gobierno venezolano no respondieron a sus comentarios.

Aponte fue destituido de su cargo por la Asamblea Nacional de Venezuela el 20 de marzo, debido a acusaciones de vínculos con el sospechoso de narcotráfico Walid Makled. Aponte fue acusado de proporcionar a Makled, quien ahora está encarcelado en Venezuela, un carnet de identificación oficial.

Aponte afirmó no estar seguro si había proporcionado a Makled esta tarjeta, pero que lo conocía y que había firmado muchas de éstas. Afirmó que había pensado que Makled era un respetable hombre de negocios.

El exmagistrado abandonó Venezuela y viajó a Costa Rica a principios de este mes. No estaba claro el lugar de la entrevista, pero el canal afirmó que ésta ocurrió fuera de Venezuela.