Managua. Miles de nicaragüenses participaron en la “marcha de los globos” para exigir la liberación de “los presos políticos” y la salida del gobierno de Daniel Ortega, quien es asediado desde abril por protestas que han sido reprimidas con violencia y dejado más de 320 muertos.

Convocada por los padres de cientos de manifestantes que están presos por participar en las protestas, la marcha partió de una céntrica rotonda de Managua en medio de una fuerte presencia de la policía en la zona y otros puntos de la ciudad.

Los opositores avanzaron por las calles levantando globos azules y blancos, el color de la bandera nacional, en los que escribieron su malestar contra el gobierno.

Cuando la marcha pasaba frente a las casas, pobladores se aproximaron para donar unos centavos a los jóvenes que recolectaban ayuda para los detenidos. Los manifestantes acusan a Ortega, un exguerrillero de 72 años y 11 años en el poder, de instaurar junto con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, una dictadura marcada por el nepotismo y la corrupción.

“El gobierno nos hace tantas cosas malas que ya hemos perdido el miedo, nos indigna tanta injusticia”, dijo Alba Jarquín, quien desfiló con su bebé en un carrito adornado con la bandera nicaragüense.

Las protestas iniciaron el 18 de abril contra una fallida reforma al sistema de pensiones, que luego se convirtió en una demanda de salida del presidente, debido al malestar que causó la violenta represión del gobierno contra los manifestantes.

Pese a la represión, los opositores continúan saliendo a las calles bajo riesgo de ser apresados e incriminados como “terroristas” como a varios de los más de 300 nicaragüenses actualmente presos, según grupos humanitarios.