Ciudad de México. Evo Morales abandonó México de manera súbita. “Evo está muy agradecido. Nos dijo que se siente mejor acá que en México y no nos pidió ninguna custodia especial”, comentó el nuevo ministro de Exteriores de Argentina, Felipe Solá.

El portal Infobae publicó que Morales llegó a Buenos Aires procedente de Cuba en calidad de asilado político. Pocas horas después, el expresidente de Bolivia realizó trámites necesarios para adquirir la persona de refugiado.

El pasado viernes 6, Morales abandonó México desde el aeropuerto de Toluca. El gobierno del presidente López Obrador no ha informado en qué vuelo viajó hacia La Habana ni cuánto costó.

Morales no se despidió de manera oficial de México hasta que el secretario Marcelo Ebrard informó a través de un tuit sobre el abandono del boliviano. “Sostuve conversación con Evo Morales, quien me informó su decisión de trasladarse a Buenos Aires. Agradeció cumplidamente la generosidad del pueblo y gobierno de México”, escribió el funcionario mexicano.

Al manifestar de manera explícita su poca gratitud hacia el gobierno de López Obrador, Morales reaccionó después de que un funcionario le avisara sobre el mensaje de Ebrard. Sólo así reaccionó el expresidente: “Hace un mes llegué a México, país hermano que nos salvó la vida, estaba triste y destrozado. Ahora arribé a Argentina, para seguir luchando por los más humildes y para unir a la #PatriaGrande, estoy fuerte y animado. Agradezco a México y Argentina por todo su apoyo y solidaridad”.

Sin embargo, su descortesía y falta de gratitud habían quedado manifestadas en Twitter.

Macri, el obstáculo

La intención original de Evo Morales no era viajar a México, sino a Argentina.

El 12 de noviembre, bajo presión del principal sindicato de Bolivia y de la cúpula militar, Morales presentó su renuncia luego del fraude electoral ocurrido el domingo 20 de octubre.

En pocas horas, Morales tuvo que aceptar la invitación que le hiciera el gobierno del presidente mexicano, ya que Argentina le puso un obstáculo imposible de saltar: el entonces presidente Mauricio Macri no estaba dispuesto a abrirle las puertas de Argentina. Sí lo hizo con familiares de Morales, gracias a la intervención del presidente electo, Alberto Fernández.

Morales sabía que tenía que esperar al menos hasta el miércoles pasado para poder viajar a Argentina.

El canciller argentino reveló que no reconocerá el gobierno boliviano de Jeanine Áñez, aunque “no pondrá palos en las ruedas” para evitar que se realicen elecciones presidenciales lo antes posible, reveló Infobae.

“Para nosotros en Bolivia hay un gobierno de facto. No usaría otro adjetivo”, sentenció Solá.

Morales fue recibido en el aeropuerto de la Ciudad de México el pasado 12 de noviembre por Marcelo Ebrard. Fue recibido como héroe y como víctima de un golpe de Estado.

El presidente López Obrador confesó que recibir a Evo ha sido una de las cinco decisiones más complejas durante su primer año de gobierno.

Hace una semana, Morales abandonó México por la puerta de atrás, con desdén e ingratitud.

Datos que no hay que olvidar

20 de octubre

Elecciones presidenciales de Bolivia.

7:00 de la noche

El órgano electoral deja de informar sobre el conteo de los votos durante más de 12 horas.

22 de octubre

Tras la sospecha de fraude, miles de bolivianos salen a las calles a protestar.

30 de octubre

Morales y la OEA pactan una auditoría electoral.

10 de noviembre

La Central Obrera Boliviana pide la renuncia de Morales.

[email protected]