El presidente de Bolivia, Evo Morales, volvió hoy a plantear a Japón una sociedad para fabricar automóviles Toyota que funcionen con baterías de litio del salar de Uyuni, en cuyas cercanías el Mandatario inauguró una planta piloto de producción de carbonato de ese metal.

Morales reiteró el planteamiento al embajador japonés, Hidehiro Tsubaki, con el que viajó hasta la localidad de Llipi, en inmediaciones del salar situado en el occidente boliviano, cerca de la frontera con Chile, donde está la mayor reserva mundial de litio.

El Jefe de Estado dijo que está a la espera de una respuesta a la propuesta hecha hace dos años al gobierno japonés de instalar en Bolivia una factoría de automóviles Toyota que funcionen con las baterías eléctricas.

Yo decía: ‘Nos juntemos, Japón y Bolivia, para hacer un Toyota japonés a litio, pero hecho en Bolivia’. Eso he planteado (...). Me dijeron que la propuesta es interesante y estamos esperando, la respuesta todavía no ha llegado , dijo en su discurso.

El Presidente reiteró la condición que ha expresado ante a las empresas y los países interesados en ser socios de Bolivia, de que deben estar dispuestos a industrializar las reservas de ese metal en este país porque no lo venderá como materia prima.