La Paz. El expresidente boliviano Evo Morales formalizó a última hora de este lunes su candidatura al Senado en las nuevas elecciones generales del 3 de mayo, informó el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Morales, quien renunció el 10 de noviembre a la presidencia y está refugiado en Argentina, encabeza la nómina de los ocho postulantes al Senado (cuatro titulares y cuatro suplentes) por la región sureña de Cochabamba en la lista de su Movimiento al Socialismo (MAS), según la nómina oficial publicada en el sitio web del TSE.

El exgoberante indígena, de 60 años, no puede postularse a la presidencia en estos comicios, por disposición legal.

Por la mañana, Morales, informó que su abogado y exministro de Interior ingresó a la embajada argentina en La Paz para ponerse “a buen recaudo”, tras denunciar que el gobierno transitorio de derecha de Jeanine Áñez intentó detenerlo.

“Wilfredo Chávez está a buen recaudo. Nos informan que la dictadura quiere detenerlo y allanar sus oficinas. Uno de los objetivos del golpe del 10 de noviembre es eliminar al MAS (Movimiento al Socialismo), el movimiento político más grande de la historia”, tuiteó Morales, líder de ese partido, quien permanece refugiado en Argentina.

El exmandatario declaró que el exministro había buscado refugio en las dependencias de la embajada de Argentina, según el sitio web de la radio privada Erbol.

Chávez denunció también a través de su cuenta de Twitter que el “gobierno de facto” intentó detenerlo para impedir que formalizara la candidatura de Morales al Senado para las elecciones generales del 3 de mayo, tras las que el exmandatario quiere regresar a Bolivia.

Otra apoderada legal de Morales, la abogada Patricia Hermosa, fue detenida el pasado viernes y enviada preventivamente a la cárcel el domingo por delitos de “sedición y terrorismo”.

Morales, quien afronta una orden de detención por los mismos cargos, anunció con anticipación su deseo de postularse a senador por la región de Cochabamba, pero su partido aún no confirmó si cumplirá con esa petición.

Campaña, en marcha

La campaña para las nuevas elecciones generales inició luego de que los partidos y alianzas tuvieron como plazo para inscribir a sus candidatos a presidente, vicepresidente, senadores (36) y diputados (120) ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE), y al menos ocho candidatos iniciarán su

El TSE tiene el desafío de organizar unos comicios transparentes luego de la anulación de la votación del pasado 20 octubre, en la que Morales había ganado un cuarto mandato consecutivo.

Los siete magistrados del TSE que supervisaron esos comicios están detenidos, luego de un informe de auditoría de una misión de la Organización de los Estados Americanos, que encontró irregularidades en favor del entonces presidente izquierdista.

El exmandatario indígena no puede postularse a la presidencia, por lo que su Movimiento al Socialismo (MAS) llevará de abanderado al exministro de Economía y artífice del despegue económico boliviano, Luis Arce, quien encabeza las encuestas de intención de voto con 26 por ciento.

También decidieron postularse la actual presidenta transitoria de derecha Jeanine Áñez, quien había descartado en un inicio postularse para garantizar la transición con elecciones “justas y transparentes”, pero cambió de idea y se lanzó en medio de cuestionamientos; el exmandatario de centro Carlos Mesa (2003-2005), y el líder cívico de derecha de la rica región oriental de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, quien lideró las protestas que condujeron a la caída de Morales.

Además, el pastor evangélico de origen coreano Chi Hyun Chung y el expresidente Jorge Quiroga (2001-2002) anunciaron su decisión de postularse.

Al igual que en las elecciones anuladas, los adversarios de Morales no han sido capaces de unirse en torno a un candidato único, por lo que han sido blanco de fuertes críticas.

Una previsible segunda vuelta está prevista para el 14 de junio y el nuevo gobierno y el nuevo Congreso deben asumir a fines de junio o en julio.