Bruselas. Se trata de un duro revés para los intereses de Estados Unidos (EU). La esperada decisión, que considera que el pacto no protege lo suficiente estos datos frente a los programas de vigilancia de EU, afecta a las empresas que operan en la Unión Europea (UE) y que albergan sus datos al otro lado del Atlántico.

El acuerdo posibilita “injerencias en los derechos fundamentales” de las personas cuyos datos se envían a Estados Unidos, ya que las autoridades pueden acceder sin limitarse a lo “estrictamente necesario”, falla el Tribunal de Justicia de la UE.

El caso se inició con una denuncia contra Facebook en Irlanda por parte del jurista austríaco Max Schrems que calificó la decisión como victoria al “100%” para la “privacidad”.

Schrems pedía la interrupción del envío de datos entre la sede europea de Facebook en Irlanda y su matriz en California, ya que las agencias de inteligencia americanas como el FBI o la NSA pueden reclamarlos sin control, como mostró el caso Snowden.

El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, conversó con el secretario norteamericano de Comercio Wilbur Ross sobre el fallo.

Ross se dijo “profundamente decepcionado” por el fallo, expresó su voluntad de trabajar con Bruselas y abogó para que las empresas “sean capaces de transferir datos sin interrupción” en la crisis del Covid-19.