Washington. La debilitada economía europea es hoy la principal amenaza para la recuperación global. Conforme sus países luchan contra una pesada carga de deuda, sus bancos tienen problemas de capitalización y el crecimiento se desacelera, informó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su primera evaluación de la economía mundial desde la crisis de deuda de Grecia.

Mientras el organismo multilateral estima que el crecimiento en Estados Unidos y países emergentes de Asia y América Latina permanece en línea, redujo sus proyecciones para Europa y enumeró una serie de temas que podrían –de no ser controlados generar problemas similares a los causados por el colapso de Lehman Brothers en el 2008.

Los riesgos de descensos generalizados han aumentado sensiblemente , dice el FMI. El efecto final podría ser una demanda global sustancialmente reducida .

En la actualización de su Perspectiva Económica Mundial, el FMI elevó su pronóstico de crecimiento global a 4.6, desde 4.2% citado en su reporte de abril. La mejoría se basa en un desempeño superior al esperado en los primeros meses del año, especialmente en Asia. Indica que el avance en EU será ligeramente superior al estimado, 3.3% este año y 2.9% en el 2011, menor a la predicción de la Reserva Federal.

La perspectiva para Europa se redujo por la combinación del impacto de recortes al gasto gubernamental, problemas de deuda soberana y la incertidumbre sobre el sector bancario. Factores que hacen que Europa ya esté rezagada del resto del mundo. El FMI predijo que los 16 países que comparten el euro como divisa crecerán 1% este año y 1.3% el próximo.

Por estos motivos, el jueves, el Banco Central Europeo dejó su tasa de referencia sin cambio en 1% por decimocuarto mes consecutivo.