Europa se apresta a imponer sanciones de una magnitud sin precedentes contra Irán por su programa nuclear, que paralizara sus finanzas y exportaciones petroleras, durante la cumbre de ministros de Exteriores de la Unión Europea este lunes en Bruselas.

"El embargo (a las importaciones de petróleo) iraní no desestabilizarán el mercado del crudo" en el mundo, aseguró este viernes un responsable.

Las sanciones incluyen un "bloqueo parcial" de las transacciones financieras del Banco Central con Europa y un embargo petrolero a partir del 1 de julio contra el país, segundo productor de la OPEP después de Arabia Saudita, en castigo por su programa nuclear que, según los occidentales, tiene como objetivo la bomba atómica.

El plazo del 1 de julio no es baladí. "La intención fue dar a los países dependientes del crudo iraní tiempo para encontrar alternativas a la importación de crudo", señaló un diplomático europeo.

Sobre todo porque las sanciones afectan a tres países severamente golpeados por la crisis de deuda de la Eurozona: Grecia, España e Italia.

En las últimas horas los dirigentes europeos aceleraron las negociaciones para convencer a Grecia, el último que se resistía a dar luz verde al embargo, ofreciéndole garantías de que su maltrecha econonomía no se verá afectada.

"Grecia aceptó; pero la cuestión ahora es cómo compensar", indicó un diplomático. Sobre todo porque Grecia es el país europeo con mayor dependencia del crudo iraní, ya que la república islámica no le exige garantías financieras a cambio.

España e Italia están en una situación bien distinta. "Ya han tomado medidas para diversificar los suministros y aceptaron que el embargo entre en vigor en julio", indicó otra fuente europea.

Teherán vende unos 450.000 barriles diarios (18% de sus exportaciones) a la Unión Europea, esencialmente a Italia (180,000 bd), a España (160,000 bd) y a Grecia (100.000 bd).

Varios dirigentes occidentales afirmaron en las últimas semanas que algunos países del Golfo, sobre todo Arabia Saudita, que produce actualmente 10 millones de barriles diarios (mbd), reemplazarían el petróleo iraní.

Pero la oferta generó la furia de Irán. Si esos países reemplazan el petróleo iraní, "serán los principales responsables de lo que sucederá", advirtió.

Ante la amenaza de sanciones de Estados Unidos y Europa, Teherán ha ido suavizando su respuesta: primero dijo que responderá cerrando el estrecho de Ormuz, por donde transita el 35% del tráfico petrolero marítimo mundial, pero se retractó tras la advertencia de Washington de que "está preparado" y reaccionará si bloquea ese canal.

Según el presidente francés, Nicolas Sarkozy, las sanciones son la "única solución" para evitar una escalada militar con Irán.

"Una intervención militar no solucionaría el problema, pero desencadenaría la guerra y el caos en Oriente Medio y quizá en todo el mundo", dijo Sarkozy.

Irán, segundo productor de la OPEP, extrae 3.5 mbd y obtiene el 80% de sus divisas de sus exportaciones petroleras.

Los 27 países europeos también prevén golpear en "forma parcial" al Banco Central, de manera de no impedir que Irán cumpla sus compromisos con sus acreedores.

Las sanciones que se decidirán el lunes se añaden a una larga lista que incluye a 433 empresas iraníes que tienen sus haberes congelados y a 113 personas a las que se les niegan los visados para viajar a Europa, al igual que la prohibición a las importaciones de productos derivados del sector petrolero, entre otros.

transformers

DAR CLIC PARA AMPLIAR LA IMAGEN

Los principales clientes asiáticos -China, Japón, Corea del Sur, India y Turquía, así como Rusia- han rechazado las sanciones o se han mostrado reticentes.

Israel ha dejado entender que las sanciones económicas contra el régimen de Teherán eran insuficientes, y que no descartaba una operación militar para impedir a Irán que fabrique el arma atómica.

RDS