San Francisco. Dos alumnas demandaron a universidades en Estados Unidos en las que según las autoridades varios padres pagaron enormes sobornos para asegurarse de que sus hijos fueran aceptados.

La demanda, introducida en un tribunal federal de San Francisco, acusa a la Universidad del Sur de California (USC), a la Universidad Yale y a otras instituciones de educación superior de negar a los estudiantes su derecho a la igualdad en el proceso de admisión.

Las estudiantes demandantes, Erica Olsen y Kalea Woods, sostuvieron que se les negó la oportunidad de ingresar en Yale y en USC.

En la demanda, son mencionadas también la Universidad de California, la Universidad Wake Forest, la Universidad de San Diego, la Universidad de Texas en Austin, la Universidad de Georgetown y la Universidad de Stanford.

La trama dio a estudiantes no cualificados la entrada indebida a universidades prestigiosas, aseguraron las demandantes, ambas estudiantes en Stanford.

“Cada una de estas universidades aceptó los pagos de aplicación de los estudiantes sin tomar las medidas necesarias para garantizar que el proceso de admisión sea justo y libre de fraude, sobornos y deshonestidad”, dicta la demanda.

Las autoridades procesan a 50 personas, entre ellas padres y entrenadores, acusados de participar en un esquema en el que padres pagaron grandes sumas de dinero para falsificar exámenes y sobornar a entrenadores, para que sus hijos fueran aceptados en las universidades más distinguidas.