Washington. El presidente Obama dijo el domingo que los ataques recientes en París y San Bernardino, California, muestran que la amenaza del terrorismo contra EU ha entrado en una nueva fase, pero prometió que la nación en última instancia derrotará al Estado Islámico y otros grupos militantes.

La amenaza del terrorismo es real, pero vamos a superarla , dijo Obama durante un discurso de 14 minutos en el Despacho Oval. Vamos a destruir ISIL y cualquier otra organización que trata de hacernos daño .

Obama, que ha luchado para calmar los temores del público, espera que el inusual discurso ayude a tranquilizar a una nación preocupada tras una serie de ataques mortales. Sus asesores dijeron que tomó la decisión de hablar directamente a la nación la tercera vez que utiliza la Oficina Oval para un discurso tal la semana pasada y trabajó en él todo el fin de semana.

Pero para sus críticos, la estrategia del presidente Obama en contra del Estado Islámico en Siria e Irak es débil e incoherente. Incluso algunos de los más firmes aliados de EU y socios en la lucha se preocupan de la tardía acción de la administración.

La Casa Blanca sostiene que su estrategia es integral y que está funcionando. Fuertes aumentos en los ataques aéreos y la reciente decisión de Obama de desplegar tropas de Operaciones Especiales, según las autoridades, son parte de un cambio fundamental en el desarrollo de las misiones militares, junto con un nuevo impulso diplomático para poner fin a la distracción de la guerra civil en Siria.

El domingo, Obama delineó los elementos de su estrategia contra el Estado Islámico, asegurando que hay un plan viable en marcha para derrotar al grupo. Pero la Casa Blanca está claramente frustrada por su falta de comunicación con los elementos de ese plan y lo que cree que se ha logrado.

Aunque Obama no anunció cambios significativos a la estrategia ni ofreció prescripciones políticas para derrotar a los extremistas, enfatizando tanto su confianza en la postura actual como la falta de opciones sencillas para contrarrestar a la red extremista. Hizo un llamado al Congreso para endurecer el programa de exención de visas y aprobar una nueva autorización para acciones militares en Irak y Siria.