Washington. El presidente Joe Biden anunció el día de ayer 17 de mayo, que Estados Unidos va a aumentar las exportaciones de vacunas contra el Covid-19 a otros países para recuperar el "liderazgo" en la lucha mundial contra la pandemia, superando los esfuerzos rivales de China y Rusia.

Biden confirmó que se enviarán 20 millones de dosis más en las próximas seis semanas, con lo que el total previsto para finales de junio será de 80 millones.

Estados Unidos había sido renuente a entrar al tablero geopolítico de las vacunas, pero dadas las circunstancias, ha revirado. La iniciativa responde a la preocupación de que Moscú y Pekín hayan aprovechado la crisis mundial para extender su influencia mediante la distribución de sus propias vacunas nacionales.

De igual manera, este impulso se debe a la presión ejercida por otros gobiernos sobre el ejecutivo estadounidense para que utilice su gran excedente de vacunas para ayudar a los países en dificultades, ahora que se han hecho progresos significativos en el despliegue de las dosis en Estados Unidos.

"Rusia y China... han donado 15 millones de dosis. Se habla mucho de que Rusia y China influyen en el mundo con las vacunas. Queremos liderar el mundo con nuestros valores", añadió. "No utilizaremos nuestras vacunas para conseguir favores de otros países", precisó sin embargo.

Reino Unido

El Reino Unido dio un gran paso hacia la normalidad el día de ayer con el levantamiento de restricciones impuestas por el coronavirus, mientras la situación es preocupante en Asia y en particular en India, donde un potente ciclón interrumpió los esfuerzos para combatir la devastadora ola de contagios.

Los británicos pueden nuevamente cenar en un restaurante, ir al pub o ver un partido de futbol en el estadio. Las reuniones en casa están de nuevo permitidas, pero limitadas a seis personas o dos hogares como máximo.