El gobierno de Estados Unidos inició este martes la implementación de los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP) en su frontera sur.

Conforme a la sección 235(b)(2)(C) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, bajo el MPP, algunas personas que llegaron o entraron al territorio de Estados Unidos a través de México, de manera ilegal o sin la documentación adecuada, podrán ser retornados a México durante la duración de sus juicios migratorios. Próximamente el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) comenzará a regresar individuos a México a través de los puertos de entrada, informó en un comunicado la embajada de Estados Unidos en México.

Mediante el MPP, los migrantes que entren a los Estados Unidos serán procesados por las autoridades migratorias, se les dará una notificación para presentarse a una audiencia en una corte migratoria, y regresarán a México durante el tiempo que dure el proceso. Los migrantes cuyos argumentos sean determinados como válidos por jueces estadounidenses, recibirán estatus de asilo y podrán permanecer legalmente en los Estados Unidos bajo las obligaciones adquiridas ante la ley internacional. Los que no tengan argumentos válidos serán repatriados a sus países de origen.

Esta acción se da en respuesta a la crisis de migración ilegal que encara Estados Unidos en su frontera sur. A lo largo de los últimos cinco años, autoridades estadounidenses han visto un incremento de 2,000% de solicitudes de asilo, ya que muchos potenciales migrantes saben que solicitar asilo les da una oportunidad de permanecer en los Estados Unidos incluso si no tienen un argumento válido para el asilo. La mayoría de estos argumentos no cumplen con los requisitos necesarios. De hecho, nueve de cada diez solicitudes de asilo son rechazadas por un juez migratorio por no cumplir con los requisitos.