El Departamento de Justicia de Estados Unidos hizo públicos los cargos criminales que presentó contra la compañía china de tecnología Huawei, otras dos de sus subsidiarias y una ejecutiva, a los que acusa de engañar a bancos sobre los negocios de la empresa y de violar sanciones estadounidenses.

Los casos posiblemente aumentarán la tensión entre China y Estados Unidos como potencias hegemónicas de la economía mundial..

El Departamento de Justicia estadounidense anunció 13 cargos contra el grupo chino y su directora financiera, Meng Wanzhou, por vulnerar presuntamente las sanciones estadounidenses contra Irán.

El ministerio imputó además 10 cargos a dos filiales de Huawei por robar tecnología relacionada con los teléfonos celulares al estadounidense T-Mobile.

Según los fiscales de Estados Unidos, Huawei usó una compañía fantasma de Hong Kong para vender productos en Irán en violación de las sanciones estadounidenses. Huawei había hecho negocios en Irán a través de una compañía de Hong Kong llamada Skycom y dijeron que Meng engañó a bancos estadounidenses haciéndoles creer que las dos empresas eran diferentes, de acuerdo con el Departamento de Justicia.

Huawei, el proveedor de equipo de telecomunicaciones más grande del mundo, es surtidor de empresas de celulares e internet y desde hace mucho es visto como fachada de los servicios espionaje militar y de los servicios de seguridad de China.

Estas inculpaciones "exponen las acciones descaradas y persistentes de Huawei para explotar a compañías e instituciones financieras estadounidenses y para amenazar al mercado global libre y justo", dijo el director del FBI, Christopher Wray.

La detención de Meng Wanzhou en diciembre en Vancouver, a petición de Estados Unidos, provocó una crisis diplomática entre Washington y Canadá, por un lado, y China, por el otro.

La dirigente de Huawei, que se encuentra en libertad condicional, comparecerá pronto ante un tribunal canadiense en el marco del proceso de extradición lanzado por Estados Unidos.

Washington confirmó que presentaría una solicitud formal de extradición antes de la fecha límite del 30 de enero.

El caso Huawei ha desatado una disputa diplomática entre los tres países, lo que a su vez podría complicar los vínculos entre Estados Unidos y Canadá. El presidente Donald Trump dijo que intervendría en el caso si eso contribuye a forjar un acuerdo comercial con China y dijo a Reuters en una entrevista en diciembre que él "intervendría si creo que es necesario".