Kabul. Al menos 22 personas murieron y dos decenas resultaron heridas en Afganistán en un ataque el lunes con armas de fuego y explosivos contra la Universidad de Kabul, la más importante del país, el cual fue reivindicado por el Estado Islámico (EI).

Tres atacantes ultimaron al menos a 22 personas, incluidos estudiantes, antes de que fuerzas de seguridad afganas dispararan contra los hombres armados, informaron las autoridades.

El grupo yihadista se adjudicó el episodio. En un mensaje publicado en Telegram, el EI dijo que “mató e hirió a 80 jueces afganos, investigadores y personal de seguridad”.

Las cifras oficiales, mucho menores, tampoco mencionan a jueces o fiscales. Autoridades dijeron que muchos estudiantes fallecieron.

Imágenes compartidas por un alto funcionario mostraban a estudiantes muertos en las aulas, algunos junto a sus libros. Uno de los alumnos parecía haber recibido un disparo cuando salía por una ventana.

“Le disparaban a todos los estudiantes que veían (...) incluso disparaban a los estudiantes que huían”, dijo a Reuters el testigo Fathullah Moradi.

Los talibanes declararon que sus combatientes no participaron en el asalto.

El portavoz del Ministerio del Interior, Tarik Arian, informó que uno de los atacantes hizo estallar sus explosivos, y los otros dos fueron abatidos por las fuerzas de seguridad.

El ataque se produjo poco antes de la llegada de autoridades afganas en la Universidad de Kabul, donde tenían previsto inaugurar una feria de literatura iraní.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, prometió “vengarse de este ataque sin sentido y de cada gota de sangre de los estudiantes inocentes”.

“Este atentado no quedará sin respuesta, responderemos”, añadió el jefe de Estado, quien anunció que este martes se celebrará un día de duelo nacional.

Violencia asedia a Afganistán

Este es el segundo ataque a instituciones educativas en Kabul. Un atacante suicida mató a 24 personas, incluidos estudiantes adolescentes, en un centro educativo en Kabul el 24 de octubre. Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad de ese ataque, sin proporcionar pruebas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, “condenó firmemente” el “horrible ataque” contra la universidad de Kabul y exigió que los responsables sean llevados a la justicia.

“Este espantoso ataque, el segundo en 10 días contra una escuela en Kabul, es también un ataque al derecho humano a la educación”, puntualizó en un comunicado.

La Unión Europea también condenó el ataque y lo calificó de terrorismo.