Tijuana. Decenas de migrantes centroamericanos que llegaron a la frontera sur de Estados Unidos habían decidido entregarse a las autoridades y pedir asilo, en un desafío directo al gobierno del presidente Donald Trump.

Pero las autoridades de inmigración de Estados Unidos anunciaron que el cruce de San Diego ya estaba ocupado a su máxima capacidad.

Casi 200 migrantes, muchos de los cuales viajan con niños, habían decidido solicitar asilo humanitario en el cruce de San Diego debido a que huyen de sus países por miedo a la violencia. De ese número, sólo 50 ingresaron al puerto fronterizo de El Chaparral para un proceso legal de solicitud de asilo.

Pero poco antes de que los migrantes llegaran, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por su sigla en inglés) dijo que el cruce de San Ysidro, en San Diego, no podía aceptar más solicitudes de asilo por el momento. Las instalaciones tienen capacidad para alojar temporalmente a 300 personas, y las autoridades habían estado advirtiendo que podría llenarse.

“En este momento hemos colmado nuestra capacidad en el puerto de entrada de San Ysidro como para que los oficiales de la CBP puedan admitir más personas que viajan sin la documentación apropiada”, dijo el comisionado Kevin McAleenan en un comunicado. A pesar del anuncio, unos 200 migrantes empezaron a avanzar hacia el cruce fronterizo.

Los migrantes hicieron la travesía a pie, sobre trenes de carga y en autobús durante el último mes. Y muchos de ellos dijeron que temían por sus vidas en sus países de origen.

El gobierno de Trump ha estado siguiendo los pasos de la caravana desde que partió el 25 de marzo de Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala. El secretario de Justicia Jeff Sessions ha dicho que la caravana es un “intento deliberado de socavar nuestras leyes y sobrecargar nuestro sistema”.

Pence visita la frontera

En tanto, el vicepresidente Mike Pence tiene previsto viajar hoy a la frontera con México para visitar las obras de remplazo de valla en Calexico (California) y dirigirse a los miembros de la Patrulla Fronteriza, encargados de la seguridad en la zona limítrofe.