Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) persistirán en el canje humanitario, pese a que entregarán a los últimos 10 uniformados en su poder, consideró hoy el director de la Fundación Planeta Paz, Carlos Salgado.

El investigador social dijo a Notimex que "aunque en los recientes comunicados las FARC no colocan el canje como punto de discusión (con el Ejecutivo colombiano), no lo han excluido de la agenda".

Explicó que el anuncio rebelde de suspender la retención de civiles con propósitos económicos, abre la puerta al secuestro de militares para presionar en el futuro una negociación con el gobierno colombiano.

Las FARC, la mayor y más antigua guerrilla del hemisferio, han mantenido por más de una década a un grupo de uniformados para buscar su canje por insurgentes presos en Colombia y Estados Unidos.

Los últimos 10 rehenes serán liberados a finales de este mes, como apoyo de esa organización a las gestiones de paz que realiza la sociedad civil que liderea de la ex senadora, Piedad Córdoba.

Salgado aseguró que aunque las FARC "han flexibilizado su posición, no han renunciado al canje humanitario como arma de presión en una eventual negociación con el gobierno colombiano".

El presidente colombiano Juan Manuel Santos advirtió que sólo accederá a un diálogo con la guerrilla si ésta acepta un cese de hostilidades que incluya el fin del secuestro, el fin del reclutamiento de niños y el fin de sus actividades de narcotráfico.

El director de la Organización No Gubernamental opinó que "el tema del canje no desaparece de la agenda y las FARC estarán ahora a la espera de la reacción del gobierno frente a su gesto de paz".

Para Salgado es claro que la administración de Santos no cederá en sus exigencias y que lo que vendrá será un "tire y afloje" entre las partes para medir fuerzas frente una eventual negociación política.

Analistas consideraron que el gobierno con sus golpes a las FARC llegaría fortalecido a la mesa, ante lo cual ese grupo rebelde intenta recuperar terreno con sus recientes ataques a poblados y oleoductos.

JSO