Berlín / Madrid.- El jefe de la Comisión Europea acusó a Alemania de hacer propuestas ingenuas para combatir la crisis de deuda de la zona euro, mientras que los mercados financieros se asustaron por la intervención de España en una pequeña caja de ahorros.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) también instó a Madrid a realizar drásticas reformas económicas, al afirmar que ese país enfrenta serios problemas, entre ellos un mercado del trabajo disfuncional.

Europa dividida

Mientras los líderes de Europa siguen divididos respecto a cómo salvaguardar el proyecto del euro, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, asestó un golpe a la afirmación de la canciller alemana, Angela Merkel, de que cambios al tratado de la Unión Europea (UE) eran inevitables.

"No propondremos modificaciones al tratado pese a que estamos abiertos a las buenas ideas", dijo al diario Frankfurter Allgemeine Zeitung.

"También seríamos ingenuos al pensar que uno puede reformar el tratado sólo en las áreas que Alemania considera importantes", agregó.

Los líderes de la UE acordaron este mes una red de seguridad financiera de 1 billón de dólares para el euro, después de que Merkel retiró su prolongada postura opositora.

El paquete de ayuda evitó que la crisis de deuda que comenzó en Grecia se propagara a otros países de la zona euro con grandes déficits presupuestarios y deudas, como España y Portugal.

Pero Merkel, que enfrenta el enojo de su ciudadanía porque Alemania financia el grueso de los rescates, ha dicho que el acuerdo sólo compra algo de tiempo, y que Europa tiene que castigar a los gobiernos que amenazan al bloque monetario al romper las normas de la UE de presupuestos y deudas.

Barroso sugirió que todo intento de reformular el tratado abriría una caja de Pandora de demandas en conflicto.

Berlín pretende fortalecer la obligatoriedad de las normas presupuestarias de la UE definidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, con mayores sanciones que podrían incluir el retiro de los fondos estructurales y del derecho a voto a aquellos países que violen permanentemente las reglas.

"Ya existen procedimientos en los cuales los estados con excesivos déficits no votan. Bajo la ley constitucional, sería casi imposible hacer más, desde mi punto de vista", agregó.

Buscan liderazgo

La búsqueda de los mercados financieros de un liderazgo firme para que Europa supere sus problemas económicos no se ha tomado bien. Pero el lunes, un problema local con una caja de ahorros española generó temores en los mercados globales.

El euro caía cerca del 1.5%, las acciones se comportaban volátiles y los costos de los créditos interbancarios subían, luego de que el banco central español tomó el control de CajaSur el sábado.

Los precios del oro subían más del 1%, ya que los inversores adoptaban su tradicional postura de búsqueda de refugio en momentos inciertos.

"La gente está yendo a la seguridad. Las cosas no van a cambiar de la noche a la mañana", dijo George Goncalves, jefe de estrategia de tasas de interés en Estados Unidos de Nomura Securities International.

Europa debiera estar en una relativa buena forma, ya que la caída del euro ayuda a sus exportadores a vender en regiones que están creciendo más fuertemente como Estados Unidos y Asia.

Pero según los analistas, todavía no hay confianza en que los gobiernos de la zona euro podrán resolver los problemas.

"Un fuerte crecimiento global, una postura monetaria expansiva y una caída del euro normalmente apuntarían a un sólido crecimiento de la zona euro. Pero el deterioro en los mercados de crédito representa un desafío importante para una recuperación de la frágil zona euro", afirmó Darren Williams, economista para Europa de Alliance Bernstein.

Mal momento para España

El rescate de CajaSur vino en un mal momento para el Gobierno español, que la semana pasada anunció un plan de austeridad de 15.000 millones de euros para sanear sus finanzas públicas.

Analistas comentaron que la estabilidad del sistema financiera español no estaba en riesgo.

"Los inversionistas extranjeros pueden estar leyendo la intervención de CajaSur como una señal de más rescates bancarios (...) Pero no hay bases para ello", dijo la analista de Renta Nuria Alvarez.

El FMI fue menos condescendiente al decir que España debe realizar reformas de amplio calado y exhaustivas.

"Los retos son serios: un mercado de trabajo disfuncional, la burbuja inmobiliaria, un gran déficit fiscal, elevado endeudamiento, anémico crecimiento de la producción, débil competitividad y un sector bancario con áreas de debilidad", agregó.

España enfrenta la amenaza de un paro nacional por las medidas de austeridad.

Italia, que también enfrenta una alta deuda, está actuando para combatir los problemas. Un presupuesto austero que el gabinete debe aprobar el martes incluye recortes en contratación y salarios del sector público, postergaciones temporales a jubilaciones y menores recursos a gobiernos locales, según un proyecto de ley.