Fuertemente impactada por la pandemia del Covid-19, España registró en noviembre un aumento de más de 25,000 desempleados, la peor cifra en este mes desde hace ocho años, indicó este miércoles el ministerio de Trabajo.

En total, alrededor de 3.85 millones de personas están registradas oficialmente en las oficinas de desempleo, 653,00 más que un año antes, lo que supone un aumento del 20.4 por ciento.

El ministerio de Trabajo no ofrece una tasa de desempleo, sino que lo hace el Instituto Nacional de Estadística, cuyos cálculos sirven de referencia en el país. A finales del tercer trimestre, la tasa era del 16.26 por ciento.

En noviembre, mes marcado por el aumento de las restricciones para frenar la segunda ola del coronavirus, 25,269 personas se registraron en las listas de desempleo, según el ministerio.

Otras 746,900 se encontraban todavía en los planes de desempleo parcial habilitados por el gobierno a comienzos de la crisis para evitar despidos masivos durante el confinamiento.

Estos planes, que han llegado a proteger a alrededor de cuatro millones de trabajadores en el punto álgido de la crisis, se prolongaron hasta finales de enero tras un acuerdo entre gobierno, patronal y sindicatos.

En el segundo trimestre, la pandemia destruyó un millón de empleos en España, con un tejido productivo muy dependiente del turismo y los servicios.

De hecho, su economía será de las más castigadas por el Covid-19 y, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional, sufrirá un retroceso del 12.8% del PIB este año.