La Paz. Bolivia y España acordaron “normalizar” relaciones tres meses después de la expulsión recíproca de sus diplomáticos por un incidente en la Embajada de México en La Paz.

En una reunión de las cancilleres de Bolivia, Karen Longaric, y de España, Arancha González, “se ha acordado normalizar e impulsar las relaciones” de ambas naciones, según un tuit este domingo de la oficina de prensa de la jefa de la diplomacia boliviana.

En otro tuit, Longaric calificó la reunión con González —celebrada en Montevideo en el marco de la asunción del nuevo presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou— de “cordial y muy productiva”.

La expulsión de la encargada de Negocios de España, Cristina Borreguero, del cónsul español, Álvaro Fernández, y de un grupo de “presuntamente diplomáticos encapuchados y armados” que, según el gobierno boliviano, habrían intentado ayudar a escapar a las exautoridades bolivianas refugiadas, derivó en un escándalo político.

En la residencia de la Embajada de México permanecen todavía refugiados los exministros Juan Ramón Quintana y Vilma Alanoca, acusados de sedición y terrorismo por el gobierno, junto a otros altos exfuncionarios del gobierno de Morales, quienes esperan salvoconductos para salir del país.