España administrará la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca a personas de entre 45 y 55 años en la siguiente fase de su plan nacional de vacunación, según informó este miércoles el Ministerio de Sanidad.

La vacuna, que está aprobada para quienes tienen entre 18 y 55 años, será administrada ahora a personas en esa franja de edad con alto riesgo de contraer el virus, como los trabajadores de guarderías y fisioterapeutas, así como policías, bomberos y profesores.

La mayor parte del grupo prioritario inicial de ancianos y personal de residencias ya ha recibido dos inyecciones de las vacunas de Pfizer-BioNTech o Moderna, que ahora se están aplicando a los mayores de 80 años y a los médicos.

Estas vacunas se aplicarán después a los mayores de 70 años y a los mayores de 60 años, según Sanidad, mientras que los menores de 60 años con un alto riesgo de infección grave por Covid-19 serán los siguientes.

En total, el país ha administrado 2.6 millones de dosis y 1.1 millones de personas han recibido un tratamiento completo.

Para alcanzar el objetivo nacional de inocular al 70% de los 47 millones de españoles antes de que acabe el verano, algunas regiones podrían convertir grandes instalaciones en centros de vacunación improvisados y se está estudiando la posibilidad de contratar a médicos jubilados, estudiantes o farmacéuticos para que colaboren.