Madrid. El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, aseguró que expresará a Bélgica su “desagrado” por unas declaraciones del ministro de Defensa belga sobre la huelga de hambre iniciada por políticos catalanes encarcelados.

En un tuit, el ministro Sander Loones aseguró el pasado sábado que los políticos en prisión preventiva “desde hace más de un año” iniciaron la huelga de hambre para que la justicia española examine su caso.

“Ningún demócrata debería permanecer en silencio al respecto”, agregó el titular belga de Defensa, perteneciente al partido nacionalista flamenco N-VA, uno de los apoyos de los políticos independentistas catalanes.

“Esto será objeto de una comunicación diplomática para expresar nuestro desagrado por esta clase de manifestaciones”, aseguró a la prensa Borrell al término de una reunión de dos días de los ministros de Exteriores de la OTAN en Bruselas.

Este incidente diplomático no es el único desde que, a finales de octubre del 2017, el expresidente regional de Cataluña Carles Puigdemont y parte de su gobierno se marcharan a Bélgica tras una fallida declaración de independencia de España.

Parte del entonces gobierno de Puigdemont, así como otros líderes independentistas se encuentran en prisión en España a la espera de un juicio por la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre del 2017 y la posterior declaración de independencia.

Cuatro de ellos iniciaron en los últimos días una huelga de hambre como protesta contra la justicia española.

En octubre, las declaraciones del presidente del parlamento flamenco, Jan Peumans, quien criticó la situación de la democracia en España por la reclusión de políticos catalanes en prisión, implicó una primera respuesta de Madrid.

Borrell reclamó el incidente.