El gobierno socialista español anunció la supresión de 10,600 puestos de vacantes en la administración pública, lo que permitirá ahorrar 250 millones de euros en el marco de los recortes previstos para reducir el alto déficit público.

El ejecutivo redujo de 8% a 5% el máximo de plazas de vacantes de las que podrá disponer cada departamento de la administración central española, indicó en conferencia de prensa la vicepresidenta primera del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

Esta medida estará en vigor hasta 2013, precisó.

El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ya anunció en enero que este año sólo un funcionario de cada 10 será remplazado.

Además, el ejecutivo decidió bajar el suelo de los funcionarios una media del 5% este año y congelarlo el próximo.

Estas medidas forman parte de un plan de ahorro de 15,000 millones de euros este año y el próximo con el objetivo de reducir progresivamente el déficit público, que el año pasado se disparó hasta el 11.2% del producto interior bruto (PIB) y en el 2013 debe estar por debajo del 3% fijado por la Eurozona.

RDS