Madrid. El gobierno de España solicitó al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el cierre de las delegaciones o embajadas catalanas, en Alemania, Suiza y Reino Unido por considerar que vulneran la competencia exclusiva del Estado en materia de relaciones internacionales y estar “al servicio de un proyecto secesionista inconstitucional”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores pidió a la Abogacía del Estado que solicite la “paralización de la actividad” de estas delegaciones, ya que son las que están realizando “con singular intensidad” labores en favor de los objetivos del proceso secesionista de Cataluña que ha sido declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional de España.

En una nota, el ministerio precisó que se ha recurrido ante el TSJC dado que se constata que las delegaciones contravienen “de forma evidente” las leyes que establecen la competencia exclusiva del Estado en materia de relaciones exteriores.

Anteriormente, el Ministerio de Exteriores ya había interpuesto un recurso contencioso administrativo ante el TSJC contra el restablecimiento de las delegaciones del gobierno de la Generalitat en el Reino Unido, e Irlanda, Alemania, Estados Unidos, Italia, Suiza y Francia.

El pasado 27 de junio también recurrió contra la apertura de las “embajadas catalanas” en México, Argentina y Túnez por considerar que son “instrumento fundamental” para promover las tesis del secesionismo y “denigrar” la imagen internacional de España.

Este lunes también se pidió el cierre cautelar de las oficinas de Berlín, Londres y Ginebra por las labores que realizan en favor de los objetivos del proceso secesionista de Cataluña.

España dice “lamentar tener que solicitar las citadas medidas cautelares, pero que no tiene otra opción para preservar” la competencia exclusiva del Estado de regular y coordinar las actividades con proyección externa de las comunidades autónomas.