Madrid.- El Banco de España aprobó cuatros procesos de fusión entre cajas de ahorro, porque consideró que cumplían con criterios de solidez y racionalidad económica para este tipo de operaciones.

Entre las integraciones de cajas autorizadas por el banco emisor figuran la de Caixanova y Caixa Galicia, y los sistemas institucionales de protección (SIP) acordados por la CAM, Cajastur, Caja Cantabaria y Caja Extremadura.

Además, el banco central español dio el visto bueno a los procesos de fusión entre Caja Murcia, Caixa Penedés, Sa Nostra y Caja Granada también a través de un SIP o 'fusión fría', que permite integrar a las financieras manteniendo los órganos de gobierno de cada una y algunos de sus compromisos históricos.

Asimismo, el regulador anunció en un comunicado que autorizó la fusión entre Caja Madrid, Bancaja, Caixa Laietana, Caja Insular de Canarias, Caja Avila, Caja Segovia y Caja Rioja.

Las cajas de ahorros españolas están afrontando la caída del negocio bancario y el deterioro de los activos inmobiliarios, con la liberación de provisiones que están empezando a consumir sus recursos propios.

Al contrario que los bancos, las cajas no pueden acudir a los mercados a ampliar capital y su actual sistema de venta de cuotas participativas resulta poco atractivo al no conceder derechos políticos y establecer límites del 5% a los tenedores de las cuotas.