La decisión de Donald Trump de retirar, a través de un tuit, su apoyo al comunicado final de la cumbre del G7 fue "deprimente", declaró el domingo la canciller alemana, Angela Merkel.

"Es duro, es decepcionante esta vez, pero no es el final" del Grupo de los Siete (Estados Unidos, Canadá, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Japón), afirmó Merkel en una entrevista en la televisión pública alemana ARD.

"Es deprimente, y para mí ya es demasiado" decir esto, ironizó la mandataria en alusión a su tradicional prudencia verbal.

Su ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, había declarado poco antes que el presidente estadounidense había destruido "una gran confianza muy rápidamente en un tuit".

"No, no creo" que sea el final de la relación transatlántica, atenuó Merkel. "Esta anulación del comunicado, es un paso decisivo pero Estados Unidos es una democracia".

Interrogada por las amenazas de Trump de imponer un alza de aranceles a los vehículos europeos y extranjeros importados a Estados Unidos, un sector estratégico para Alemania, la canciller dijo que esperaba que se formara un frente común europeo.

"Tendremos que estudiar qué tenemos que hacer (...) espero que actuaremos juntos como lo hemos hecho hasta ahora" frente a la introducción de aranceles de Estados Unidos al acero y al aluminio europeos, prosiguió.

Respecto al próximo gran encuentro diplomático, la cumbre de la OTAN, en julio, Merkel predijo que "no será fácil", ya que Trump reprocha a muchos países europeos, sobre todo a Alemania, no invertir lo suficiente en materia de defensa.