El presidente turco, Tayyip Erdogan, advirtió este viernes a Rusia que no "juegue con fuego" en una disputa por el derribo de un avión de combate ruso esta semana, aunque añadió que no quería dañar las relaciones con Moscú.

Erdogan tachó de "inaceptables" las críticas de su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, y dijo querer entrevistarse con él "cara a cara", tras el derribo esta semana de un avión militar ruso por la aviación turca.

NOTICIA: Turquía derribará aviones si violan su espacio aéreo

"Me gustaría entrevistarme cara a cara con Putin en París", donde tendrá lugar la cumbre sobre cambio climático, dijo Erdogan.

"No quisiera que este problema perjudicara nuestras relaciones", agregó, reiterando que su país no "derribó deliberadamente un avión ruso" junto a la frontera siria el martes.

Dos días después de este derribo, Rusia adoptó el jueves represalias económicas contra Turquía, e insinuó que este país no combate al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

NOTICIA: Turquía difunde grabación de advertencia a avión ruso

El incidente es el más grave desde que Rusia iniciara el 30 de septiembre su intervención en Siria, pero ambos países descartan una escalada militar en la región.

Las relaciones entre los viejos antagonistas durante la Guerra Fría han entrado en una renovada crisis después de que Turquía derribase un avión cerca de la frontera siria. Erdogan realizó las declaraciones en un discurso en el noreste de Turquía retransmitido en directo por televisión.

Rusia ha amenazado con tomar represalias económicas contra Ankara, algo que Erdogan ha desestimado y calificado como "emocional" e "impropio".

"Muy sinceramente recomendamos a Rusia que no juegue con fuego", dijo Erdogan a seguidores durante un discurso en Bayburt, en el noreste de Turquía. "Realmente damos mucha importancia a nuestras relaciones con Rusia (...) no queremos que estas relaciones sufran daño de ninguna manera", agregó.

erp