Washington. El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció la creación de una nueva Fuerza de Tarea contra el Crimen Organizado Trasnacional, que desarrollará un plan estratégico destinado a “acabar para siempre” con los grupos criminales.

“Con esta nueva Fuerza de Tarea en marcha, nuestros esfuerzos serán mucho más focalizados y más efectivos que nunca”, señaló el secretario de Justicia durante un acto donde estuvo acompañado de funcionarios estadounidenses y mexicanos.

Sessions designó a cinco grupos, cuatro de ellos latinoamericanos, como organizaciones criminales transnacionales que serán objeto de investigaciones y procesamientos más duros.

Entre las organizaciones que serán objetivo de la ofensiva puesta en marcha por una nueva fuerza especial destacan la Mara Salvatrucha (MS-13), el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Jalisco Nueva Generación, ambos mexicanos, y el Clan del Golfo, colombiano.

Además de estos grupos con lazos en Latinoamérica, la lista del fiscal general destacó a Hezbollah, cuya actividad está centrada principalmente en Líbano.

El equipo de “experimentados fiscales contra el tráfico internacional de narcóticos, terrorismo, crimen organizado y lavado de dinero” investigará los individuos y redes que prestan apoyo al grupo chií libanés, dijo Sessions.

Operatividad

La nueva Fuerza de Tarea contra el Crimen Organizado Trasnacional será encabezada por el subprocurador de Justicia, Rod Rosenstein, el mismo funcionario que designó al fiscal especial Robert Mueller para investigar la presunta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales del 2016.

La Fuerza de Tarea estará organizada a través de la creación de varios comités, cada uno de los cuales tendrá a su cargo una de las cinco organizaciones designadas como “máximas amenazas” trasnacionales a la seguridad nacional de Estados Unidos.