Londres.- Los recortes al sector público británico están destinados a desencadenar huelgas, dijo el lunes el mayor sindicato de la administración pública, advirtiendo al Gobierno contra realizar duras reducciones de gasto para abordar el déficit presupuestario récord.

La nueva coalición entre los conservadores y los liberales demócratas planea recortes de gastos de alrededor del 25% en los departamentos gubernamentales, para rebajar un déficit cercano al 11% de la producción nacional.

El supervisor independiente de política fiscal de Gran Bretaña dice que tal rebaja llevaría a cerca de 600.000 pérdidas en empleo en el sector público en los próximos cinco años y pensiones, remuneraciones y beneficios estarán probablemente incluidos en los recortes.

" Tenemos una crisis que fue causada por los mercados financieros, sin embargo, parece que los presionados servidores públicos están siendo los únicos en pagar el precio y eso no puede estar bien", dijo a BBC radio Mark Serwotka, líder del sindicato de Servicios Públicos y Comerciales (PCS por su sigla en inglés).

El PCS, el quinto mayor sindicato británico, que cuenta con más de 300.000 trabajadores desde guardacostas a personal de la corte, se encuentra entre los más militantes de los sindicatos británicos que han tenido una fría relación con pasados gobiernos conservadores.

Muchos sindicalistas no han olvidado las restricciones impuestas sobre ellos después de 1979 por la ex primera ministra conservadora Margaret Thatcher.

Los trabajadores están preocupados de que, tras 13 años de gobierno laborista, los derechos y condiciones, especialmente en el sector público, serán más erosionados bajo la coalición liderada por la centroderecha.

La coalición ha defendido planes para considerar aun mayores recortes en el gasto público que los esperados, luego de que oponentes han advertido que podrían impulsar una segunda recesión.

apr