San Francisco. La policía informó que una persona murió el sábado en la noche en un tiroteo en la ciudad estadounidense de Portland, Oregon, tras enfrentamientos entre manifestantes de Black Lives Matter y seguidores del presidente Donald Trump.

El enfrentamiento sigue a una semana de protestas en todo el país, que incluyeron una histórica paralización en el deporte, tras el caso de Jacob Blake en Kenosha, Wisconsin.

Las protestas contra el racismo se han convertido en un tema candente en la campaña para las elecciones presidenciales de noviembre. Mientras Trump se presenta como la opción de “ley y orden”, descalifica a su retador demócrata Joe Biden como débil para combatir el crimen. Axios publicó una encuesta después de la convención republicana que revela que el 60% de los que apoyan al partido se sienten unicos. 9 puntos por arriba de lo que pensaban una semana antes.

Ante el incidente el presidente Trump intensificó sus ataques contra el alcalde demócrata de Portland, Ted Wheeler. En una serie de tuits afirmó que las tensiones en la ciudad exigían la intervención federal.

“La gran reacción que está ocurriendo en Portland no puede ser inesperada después de 95 días de observación y el alcalde incompetente admitir que no tiene idea de lo que está haciendo”, dijo. “El alcalde es un TONTO. ¡Traigan a la Guardia Nacional!”.